Teletrabajo, una herramienta que se ha vuelto en contra de las mujeres durante el confinamiento

Un estudio del IVIE concluye que el COVID ha agravado las diferencias entre hombres y mujeres en la conciliacin de la vida familiar y laboral. Propone a las instituciones financiar alternativas al centro de centros educativos

Una mujer teletrabaja con su hoja junto a ella.

Una mujer teletrabaja con su hoja junto a ella.
EFE

Teletrabajar, atender a la familia y las tareas domsticas es algo que han hecho las mujeres en mayor medida que los hombres durante un confinamiento que ha afectado a 4,5 millones de hogares con menores de 14 aos. Aunque las cifras ya indicaban que las mujeres dedicaban 13 horas semanales ms, el Covid ha agravado las diferencias entre hombres y mujeres en la conciliacin de la vida familiar y laboral. Es la conclusin a la que ha llegado un estudio del Instituto de Valenciano de Investigaciones Econmicas (IVIE) realizado por los investigadores Jos Ramos y Alicia Gmez.

Con los datos recabados, si no se adoptan medidas en el mbito pblico y privado para paliar estos efectos, sobre la conciliacin, « la situacin tendr consecuencias negativas para la salud de las mujeres y las relaciones familiares ».

Una de las razones es el teletrabajo. El 25 % de las mujeres est empleada en sectores productivos con elevadas posibilidades de teletrabajar, como la educacin (52 %) y el sector de actividades sanitarias y servicios sociales (31%), mientras que el 27 % de los hombres se concentra en sectores como la industria manufacturera (15,5 %) y la construccin (11 %). « Es decir, las mujeres han tenido ms peso en el teletrabajo durante el confinamiento, cuando los menores a cargo tambin estn en casa », recoge el IVIE.

Las propuestas que recoge el informe para paliar esta situacin de sobrecarga originada por la combinacin de una « herramienta muy til » como el teletrabajo y la presin para cuidar de la familia incluye la racionalizacin de los horarios, pero hay que evitar que acabe por « concentrar el trabajo a tiempo parcial en exclusiva sobre las mujeres ».

Adems, propone establecer « planes de contigencia » para cuando no se pueda « funcionar con normalidad » que pasa por la implicacin de las instituciones. « Ser necesario contar con alternativas que combinen recursos institucionales y familiares, para no dejar la atencin a los menores al cuidado de los abuelos, o de madres y padres que estn teletrabajando, ni obligar a las familias a buscar solo con sus propios medios cuidadores de emergencia », insisten los investigadores.

« Sera conveniente contemplar cmo pueden financiarse alternativas como centros de da, plantillas de educadores que puedan atender a los menores con dificultades de rendimiento escolar, actividades formativas en entornos que cumplan las normas sanitarias establecidas para afrontar esta crisis, as como disear y favorecer la oferta de otros servicios y actividades que contribuyan a la conciliacin familiar y laboral mientras no se puedan eliminar las restricciones impuestas por el virus », proponen.

El 47,5% de las mujeres cuidan a diario de sus hijos o nietos, frente al 31,7% que lo hace en el caso de los hombres. Estas diferencias en actividades no remuneradas implican que conciliar la vida laboral y personal es mucho ms exigente para las mujeres, que son las que soportan en mayor medida la atencin a los escolares, ahora confinados en los hogares, excepto en el caso del ocio de los nios, donde la mayora de familias lo atiende de forma compartida, segn reflejan los datos recogidos en el estudio.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

★★★★★