El juez desmonta el « argumentario » de Iglesias para presentarse como vctima « poltica » de Villarejo

Actualizado

Ratifica la retirada de la condicin de perjudicado y le apunta como posible responsable de la destruccin de la tarjeta telefnica de su ex asesora

Pablo Iglesias, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar, en...

Pablo Iglesias, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar, en marzo de 2019.
JAVIER BARBANCHO

El juez de la Audiencia Nacional Manuel Garca-Castelln ha confirmado su decisin de retirar a Pablo Iglesias la condicin de perjudicado en la causa contra Jos Manuel Villarejo por la filtracin de datos de una ex asesora. Lo hace en un auto que cuestiona duramente la actuacin del lder de Podemos por guardar durante meses la tarjeta del mvil de Dilma Bousselham. Adems, apunta a Iglesias como responsable de la destruccin de la tarjeta, lo que podra conllevar consecuencias penales para el dirigente poltico.

Iglesias recurri la decisin del juez y, segn resume el magistrado, sostuvo su condicin de vctima de un delito de descubrimiento y revelacin de secretos, trazando « una conexin » entre el encargo de la sustraccin del mvil « con fines polticos », su publicacin posterior y el comisario investigado, al que situaba como ejecutor del plan para perjudicarle ante la opinin pblica.

El juez explica que al inicio de la investigacin Pablo Iglesias tuvo la condicin de perjudicado, pero a medida que ha ido evolucionando la instruccin de esta causa y con la aportacin de datos nuevos se ha revelado un escenario diferente. Argumenta, en primer lugar, que Pablo Iglesias tuvo en su poder la tarjeta del telfono de Bousselham en enero de 2016, antes de que se crearan en abril de ese ao los archivos hallados en poder de Villarejo.

Como segundo argumento, el titular del Juzgado Central de Instruccin 6 indica que Iglesias ocult a Bousselham la posesin de la tarjeta de memoria hasta meses despus. « Se infiere de lo actuado que el seor Iglesias, pese a ser conocedor del contenido de la tarjeta y de la sustraccin de la misma, no devolvi a Dina la tarjeta hasta tiempo despus, con consecuencias para el esclarecimiento de los hechos investigados », seala el magistrado.

« Este comportamiento del Sr. Iglesias se manifiesta incompatible con la dimensin que el recurrente pretende dar a la sustraccin de la tarjeta y lo desvincula completamente de del argumentario sostenido, respecto a la presunta injerencia poltica », afirma el magistrado.

El juez considera importante remarcar que el recurrente recibi la tarjeta de manos del presidente del Grupo Z, Antonio Asensio, y no le dijo nada a su propietaria pese a saber que contena informacin personal e ntima de su titular y que, adems, la tarjeta haba sido obtenido de forma ilcita.

Iglesias, prosigue el juez, pudo comprobar que en esa tarjeta haba capturas de mensajes suyos comprometidos. Por ejemplo, los que decan, en referencia a la periodista Maril Montero, deca « la azotara hasta que sangrase… esta es la cara B de lo nacional popular… Un marxista algo perverso convertido en un psicpata… »; « vas a ver lo que es un macho alfa cuando acosan a alguien de su grupo ».

Iglesias « pudo ver que estas imgenes estaban all », insiste el juez, que cierra el auto considerando como plausible que fuera Iglesias quien destruyera la tarjeta de su ex asesora antes de devolvrsela. « Es probable que este ltimo apunte pueda ser la clave para entender no solo por qu Pablo Iglesias Turrin no devolvi la tarjeta a la Sra. Bousselham, sino lo ms relevante; el estado en que se la devolvi ».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

★★★★★