El acusado de la matanza de Ellacura: « Haba un grupo de la guerrilla metido en la Universidad de los jesuitas »

El coronel y ex viceministro salvadoreo juzgado como uno de los responsables de la masacre contra los jesuitas espaoles se niega a responder a la Fiscala y las acusaciones

El ex militar salvadore

El ex militar salvadoreo Inocente Orlando Montano, en la Audiencia Nacional.
Kiko Huesca EFE

Sentado en una silla de ruedas, pidiendo constantemente a su abogado que le repitiera las preguntas y con una mascarilla que se le caa de la nariz, el ex viceministro de Seguridad Pblica y coronel Inocente Orlando Montano ha intentado hacer honor a su nombre de pila en el proceso que le juzga como uno de los presuntos responsables de la matanza de seis jesuitas (cinco de ellos espaoles) y dos empleadas en 1989 en El Salvador. « Yo no tena nada contra los curas jesuitas, nunca se le quiso hacer dao al licenciado Ellacura ni a la Iglesia (…) Siempre pens que el asesinato lo hizo el FMLN (…) Aquella tarde haba un grupo del FMLN metido en la Universidad de los jesuitas ».

Lo ha dicho este mircoles el nico alto mando del Ejrcito salvadoreo que ha podido ser juzgado por una masacre histrica cometida a manos de los militares contra el sacerdote espaol Ignacio Ellacura y sus compaeros en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando la extrema derecha y el Ejrcito llevaban aos acusando a parte de la Iglesia de colaborar con la guerrilla del FMLN y a los jesuitas de ser « agentes del comunismo ». De hecho, das antes del crimen, corran por El Salvador pasquines que lo decan todo: « Haga patria, mate a un cura ».

En la primera declaracin del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional, Montano no slo se ha negado a responder a las preguntas de la Fiscala y de las acusaciones popular y particular, sino que ha evitado tener que or sus preguntas. Cuando el presidente del tribunal haba aceptado la peticin de la acusacin popular para, al menos, dejar constancia de sus preguntas, el abogado defensor del militar ha alegado el derecho del acusado a ni siquiera tener que escuchar las cuestiones, lo que poda generar en l alguna reaccin. El presidente del tribunal ha aceptado esa objecin y ha impedido que las preguntas de la Fiscala y las dos acusaciones hayan podido ser acaso planteadas en la sala.

Adems de viceministro de Seguridad Pblica, el coronel Montano formaba parte de la cpula militar que asesoraba al presidente de El Salvador, Alfredo Cristiani, en los das en que se produjo el mltiple crimen. El escrito de la Fiscala pide para Montano l 150 aos de crcel (30 por cada una de las vctimas espaolas) por « participar en la decisin, diseo y ejecucin de los asesinatos ». Pero en la maana de este mircoles, casi 31 aos despus, el acusado ha tratado de desmarcarse absolutamente de cualquier responsabilidad. Ha dicho que l no tena competencias militares, sino policiales; ha negado que el Alto Mando del Ejrcito ordenara matar a los jesuitas; ha sostenido que los militares no quisieron responder a los ataques de la guerrilla « para no provocar una matanza de civiles », e incluso ha asegurado que l colabor en la investigacin posterior de los hechos.

Aunque a la pregunta cerrada de su abogado sobre si tena « algo en contra de los jesuitas » ha contestado que no, Montano ha colocado a Ellacura como un hombre que asesoraba tanto al presidente de El Salvador como a la cpula del FMLN. Y cuando ha asegurado que los militares no tenan conciencia de que los jesuitas « participaran con el FMLN », el propio Montano ha matizado: « A pesar de que tenamos fotos y vdeos de curas jesuitas metidos con la guerrilla, cono Jon Sobrino que era muy allegado a Ellacura ».

En la madrugada del 16 de noviembre de 1989, el batalln Atlacatl entr en la residencia de la Universidad Centroamericana (UCA), sac al jardn a todas las personas que encontr y las ametrall hasta la muerte. Montano ha contado que unos das antes, miembros « del Ejercito y de la Inteligencia » haban ido a registrar la UCA « porque el FMLN haba introducido armamento en la Universidad y la usaba como almacn ». Y as, segn Montano, « en la tarde del 15 de noviembre se supo que haba un grupo de terroristas del FMLN metido en la UCA ». « As que se dio la orden de contrarrestar esa amenaza », una afirmacin que probara que los altos mandos militares ordenaron la entrada de un batalln en las dependencias de la UCA, donde dorman seis curas jesuitas, una empleada del hogar y su hija.

Montano ha negado validez al documento que uno de los responsables del Alto Mando redact aos despus y que enumeraba con nombre y apellidos los militares que estaban presentes en la reunin donde se decidi « proceder a la eliminacin sin testigos » de Ignacio Ellacura. Aquel acta del crimen, desvelada en 2009 por EL MUNDO, fue elaborada por el coronel Guillermo Benavides, director de la Escuela Militar, el lugar desde donde aquella noche sali el batalln asesino. « No s de dnde surgi eso. Yo no tuve ningn contacto con Benavides. No estuve en esa reunin previa a la que tuvimos todos con Cristiani », ha dicho Montano.

« Trat usted de encubrir los asesinatos? », le ha preguntado su abogado.

« No », ha respondido con una sonrisa Montano. « Colabor para que en la investigacin se aadiera la CIA e incluso el Gobierno espaol. En ningn momento estuvimos de acuerdo con esa situacin. Yo siempre pens que el asesinato lo hizo el FMLN. Yo nunca acus a la UCA ».

Tras su declaracin, el tribunal ha suspendido la sesin y ha decretado la reanudacin del juicio el prximo 8 de julio con un testimonio que puede ser fundamental. El teniente Ren Mendoza formaba parte del batalln que ametrall a las vctimas y ha pasado de acusado a testigo por prescripcin del crimen, lo que le obligar a decir la verdad.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

★★★★★